Behobia – San Sebastián: Crónica y reflexiones

Autor: 
JORGE H
Fecha Cronica: 
10/11/2015
Disciplina: 
Atletismo

Este fin de semana se llevó a cabo en San Sebastián una de las mayores fiestas relacionadas con este deporte en la Península, la 51 edición de la Behobia ? San Sebastián, a la que llegábamos 5 compañeros cargados de ilusión y ganas de pasar una jornada irrepetible.

Y así comenzó nuestra aventura el sábado por la tarde recogiendo nuestros dorsales, para posteriormente cenar algo de pasta, tomar algo e irnos a la cama con la intención de responder al toque de corneta a las 7:30 de la mañana para desayunar y marchar hacia la estación de tren hasta Irún donde un bus lanzadera nos llevaría hasta la zona de salida en Behobia.

12190039_10207197739478552_3829269554746372084_n[1]

Llegamos allí y, al igual que el año pasado el ambiente es impresionante y la organización perfecta, los distintos cajones ya están colocados en sus sitios correspondientes y la gente ya se encuentra calentando a ritmo de buena música de ambiente y con un speaker dándolo todo para crear una atmosfera única. Como ya no faltaba mucho rato para la salida, Javier y yo nos despedimos de nuestros compañeros que saldrían en cajones posteriores y nos vamos para delante ya que salimos en el cajón verde a las 10:03, el poco rato que queda lo aprovechamos para trotar y calentar un poco en el área en torno a nuestro cajón y saludar a algunos amigos de Zaragoza que nos encontramos por la zona, hasta poco antes de las 10 cuando nos situamos en la zona media de nuestro cajón (craso error, debería haberme situado en la parte delantera como el año pasado) y esperamos la cuenta atrás para la salida bajo un sol de justicia.

Con la cabeza puesta en disfrutar del entorno y ambiente de la carrera pero sin perder de vista el objetivo que tenía planteado de hacer menos de 1 hora y 20 minutos, dan la salida a nuestro cajón y algo no termina de encajarme, dejo atrás a Javier para intentar coger ritmo, ya que nuestros objetivos son diferentes pero durante varios kilómetros es imposible correr ya que hay mucha gente corriendo a ritmos muy por debajo de lo que correspondía a ese cajón (había que acreditar menos 1:24 en otra edición o 1:29 en media maratón para que os hagáis una idea y mucha gente iba a 6 min/km) y hasta bloqueando el paso y molestándose por que los adelantaras.

Al cabo de unos 3 kilómetros con este percal y después de ir haciendo auténtico zigzag y casi saltando por encima de alguno, por fin se calma un poco el tema y se despeja un poco de gente el camino y se ven ritmos ya más acordes a la zona de carrera en la que estamos, y se puede coger un ritmo de carrera en el que correr a gusto a partir del alto de Ventas y empiezo a apretar en la subida hacia Gaintxurizketa consiguiendo llegar a Errentería habiendo recuperado parte del tiempo perdido al principio.

12227085_10207207743168638_7478991346057970761_n[1]

El paso por Errentería es espectacular con todo el pueblo volcado en animar al paso de la carrera, es indescriptible la sensación de fuerza y unidad que esto transmite y como te anima a continuar y venirte arriba. Aprovecho en uno de los avituallamientos de agua de Errentería y me como el gel que tenía previsto tomarme en torno a mitad de la prueba, me encuentro con Miguel Angel, al cual veo que va muy bien y al poco me veo más fresco (ya no sé si es psicológico o realmente efecto del gel jaja) y subo un poco más el ritmo. Ahora ya solo queda una buena bajada donde subo mucho el ritmo y la subida al alto de Miracruz (entre los km 16 y 17), que es larga y bastante dura pero llevadera dentro de lo que cabe, para llegar ya a Donosti.

La entrada en San Sebastián es realmente espectacular con la playa de la concha a un lado, cruzando por el puente y atravesando todo el paseo hasta la meta en el Kursaal con la piel de gallina mientras esprintaba para arañarle algún segundo más al crono y llegaba a meta parando el crono en 1:23:56, una marca similar a la que realicé el año pasado. Al final no pudo ser el objetivo era bajar de 1:20 entre el calor que hacía (realmente sofocante por momentos y como picaba el sol) y el ?atasco? que había en la salida de mi cajón, pero me da igual porque he cumplido conmigo mismo de sobras ya que si no fuera por ese par de detalles hubiera cumplido con mi ritmo objetivo perfectamente y he acabado más que satisfecho con unas buenísimas sensaciones de cara al Maratón de Málaga, que es dentro de un mes y donde intentaré de nuevo bajar de las 3 horas.

11235395_10207207547443745_7659198574200282633_o[1]

Me gustaría hacer alguna reflexión desde un punto de vista constructivo siempre:

-1) La proliferación de la compra-venta de dorsales: no veo nada malo en que si alguien no puede asistir después de haberse inscrito decida vender su dorsal a otra persona que esté buscando la manera de participar en la prueba, pero quiero recordar que al inscribirse uno, tiene que acreditar una marca en media maratón o en la propia Behobia para que le asignen un cajón de salida que se ajuste a su ritmo y así evitar aglomeración, atascos, o empujones y que la gente pueda correr lo más a gusto posible. Digo esto porque por ejemplo, como comentaba más arriba, en el cajón verde hubo un montón de gente que obstaculizó mucho la salida y el ritmo de aquellos que si nos correspondía estar allí, pudiendo apreciarse claramente que se trataba de gente que había comprado el dorsal de segunda mano y en vez de retrasarse a un cajón que les correspondiera por su ritmo han salido ahí. Es una pena, porque esto no es achacable a la organización, la gente debería concienciarse y pensar un poco en donde va a correr más cómodo y donde no va a entorpecer a nadie antes de decidir en qué cajón meterse, que recuerdo que cambiarse de cajón mientras sea a uno posterior al de tu dorsal, no está penalizado.

-2) La pérdida de respeto a la distancia y dureza de las pruebas: Me pareció espectacular la cantidad de gente no preparada para una prueba de estas características que se vio este domingo. No puede ser que te plantees correr 20 km con un perfil mucho más duro de lo habitual pero que en el primer kilómetro ya vayas andando, hay que tener algo más de cabeza y pensar que esto necesita más preparación. La gente le está perdiendo no ya el miedo sino el respeto a las largas distancias y esto solo puede llevar a que ocurran tragedias en estos eventos deportivos más a menudo al afrontarlas sin la debida preparación creyendo que correr es dar un paseo.

-3) Alabar la labor de la organización en todos los aspectos ya que supieron responder perfectamente a todas las circunstancias y contratiempos surgidos a lo largo de una jornada excepcional debido al calor y a la afluencia masiva de participantes.

-4) Dar mi más sincero pésame a la familia del chico navarro de 31 que falleció al terminar la prueba, esta vez se trataba de alguien preparado y deportista, por lo que simplemente hay que lamentar la desgracia de la fatalidad imprevisible. Esperemos no tener que lamentar ninguna muerte más en una prueba de fondo, se tan imprevisible como esta o debido a la falta de preparación que mencionaba anteriormente.

¡Salud y kilómetros, amigos!

12191838_10207197739758559_283547282551151865_n[1]

Añade un comentario a la crónica

Otras crónicas que te pueden interesar

I Carrera de Empresas ESIC
XXXIX Maratón de San Sebastian
II Ekiden: Maratón por relevos
MARATÓN DE LAREDO, ¡¡sub 3:30!!
Carrera Popular 10 K del Roscón de Zaragoza 2014
III Maratón Internacional de Zaragoza
XXI MEDIA MARATÓN DE ZARAGOZA
Media Maraton de Barbastro
Media Maratón de Zaragoza