Gran Trail de Peñalara

Autor: 
JORDI
Fecha Cronica: 
11/07/2018
Disciplina: 
Carreras de Montaña

Vaya por delante que no creo que vuelva, pero… menuda carrera: ¡me ha encantado! Hacía 10 meses que no me enfrentaba a una prueba de más de 100 km. En esa ocasión abandoné en el km 75.  Esta vez han confluido una serie de circunstancias que han hecho que la pudiera terminar en algo menos del tiempo previsto y que la disfrutara como pocas veces lo he hecho, a lo largo de casi todo el tiempo que duró la carrera. Al final fueron 116 km y 5100 metros de desnivel acumulado hacia arriba, en 21h49m. Esta es la crónica:
Para prepararme y correr esta carrera he hecho más o menos lo de siempre, pero he introducido algo nuevo en el proceso que abarca desde que le das al botón de inscripción (6-8 meses antes de la carrera) hasta que te ponen la medalla de “finisher” (6-8 segundos después de la carrera). He introducido la PLANIFICACIÓN de la alimentación DURANTE la carrera.Hasta ahora en casi todas las carreras que he corrido se podría decir que he ido aplicando la misma metodología, un poco sobre la marcha:
correr/andarcomer en avituallamientos lo que en ese momento apetecíacorrer/andar comer geles/barritas entre avituallamientos cuando el cuerpo empezaba a flojear. correr/andar intentar comer con el estómago cerrado cuando el cuerpo estaba "raro" tener bajones y subidones en función del momentollegar (o no) a la meta. 

Esta vez, con la ayuda de una nutricionista que me ha ayudado a planificar lo que debía comer durante la carrera ha sido muy distinto. Esta vez llevaba anotado lo que debía comer en cada avituallamiento y entre avituallamientos. Esta vez he ido repostando continuamente, cada hora más o menos, con lo que que mi cuerpo ha ido manteniendo los niveles de energía bastante constantes. Y esto se ha visto reflejado en la ausencia de bajones y subidones, en que he mantenido un estado similar durante todos los tramos, y que he terminado con la sensación de haber controlado la carrera, y no de que la carrera me haya controlado a mi.

No he comido mucho, en ocasiones solo un trozo de plátano y cuatro almendras, en ocasiones membrillo, o un sandwich. En algún avituallamiento sopa o pasta... la cuestión es que lo que he ido comiendo estaba previsto en función de:
el tiempo que llevaba de carrera.lo que había en los avituallamientos (lo sabíamos de antemano).lo que había cogido en el avituallamiento para comer durante el tramo siguiente.el desnivel del siguiente tramo.etc. Y eso, aparte de mantener bien los niveles de azucares, sales, carbohidratos... ha hecho que no tuviera que pensar ni decidir qué comer. Cuando llevas horas y horas en carrera y llegas con hambre a un sitio en el que hay chocolate, gominolas, empanada, etc. el cuerpo te pide saciarse, cosa que puede ser contraproducente si después te viene una subida que te disparará las pulsaciones por estar en plena digestión. Si llevas anotado en un papel "comer 2 trozos de fruta fresca, frutos secos y jamón. Y llevarse membrillo y dos barritas para el siguiente tramo", lo haces sin pensar y continuas.

La carrera en si, como he dicho al principio... me ha encantado. La zona no la conocía y me ha parecido espectacular. Navacerrada, Rascafría, La Granja, subida a Peñalara... recorrimos toda la Sierra Madrileña.

La semana anterior a la carrera estuve de vacaciones en Oporto. Una semana descansando, haciendo turismo, sin estrés, disfrutando de la comida portuguesa y de la familia. Creo que este reposo me fue bien para plantarme en la línea de salida "con ganas".

El viernes de la carrera llegamos a Navacerrada por la tarde. Ana y los chicos se fueron a una casa rural que habían cogido junto a toda la tropa de Tramacastilla, que aprovecharon mi carrera para pasar un fin de semana en la Sierra y verme sufrir en algún tramo del recorrido.

Recogida de dorsal y a esperar al resto de los del equipo (Andandaeh). Llegaron poco después: Oscar, Pablo, Gorka, Tony y Vanesa, que se enfrentaba a su carrera más larga. Fotos, cena, vestirnos y a las once de la noche estábamos en la línea de salida, para empezar a correr media hora después. 3...2...1... go!

Me planteé la carrera como 9 sub-carreras, que son los tramos que había entre los 10 avituallamientos (contando el de meta). Es la forma de no ver la carrera como un todo difícilmente abordable. Divide y vencerás.
Aguantamos juntos unos kilómetros y después, tal y como suele suceder, nos fuimos disgregando según el ritmo de cada uno. No voy a contar el transcurso de las 22 horas. Sólo decir que nos fuimos juntando, separando, corriendo algunos tramos juntos, otros yo solo, con otra gente...
La noche pasó rápido. No hizo frío y no me paré en ningún momento para ponerme o quitarme ropa. Por la mañana llegué a Rascafría, donde la organización nos había llevado la "bolsa de vida" y nos pudimos cambiar de ropa antes de seguir. Allí coincidimos Oscar, Pablo, Gorka y yo. Salimos juntos, pero me separé del grupo pasados unos kilómetros. El día también nos respetó en cuanto a temperatura. El sol no apretó mucho, y tampoco me tuve que parar a poner o quitar ropa, ni en la cima de Peñalara, donde hacía bastante viento y algo de frío.

En La Granja, km 85, tuve el caluroso recibimiento de la tropa que había venido a pasar el fin de semana en la Sierra para ver como sufría. Comí, y emprendí la marcha con Gorka, quien había llegado poco después de mi al avituallamiento. A partir de ahí fueron 6 horas más para cubrir los 35 km que quedaban, con su correspondiente desnivel.

.. y al final llegamos más o menos agrupados. Tony había tenido que abandonar por problemas en el tobillo, y Vanesa tardó unas horas más, ¡pero terminó! (me descubro ante tí, Hansen).

Hacía casi dos años que no completaba una carrera de más de 100 Km., y terminé con muy buenas sensaciones y habiendo disfrutado en cada uno de los tramos. Todo ello supongo que debido a la buena alimentación que llevé durante el transcurso de la misma. La próxima me la plantearé con la misma estrategia. A ver si vuelve a funcionar.

Y como es tradición... aquí unas fotos del fin de semana...

Andandaeh's team

Recogida del dorsal. Photocall familiar.
A pocos minutos de la salida
Preparados...
Foto de equipo (falta Pablo...)
Amanece
Paisajes pirenaicos en la Sierra madrileña
Cima de Peñalara
Ana en La Granja.
Buen rollo en la carrera
El recorrido, fantástico
Penúltimo avituallamiento
Con Gorka, a punto de iniciar el último tramo
En meta, 21 horas 50 minutos después.
Hidratación post-carrera
Mi careto: antes / durante / después
¡Otra a la saca!

Tags: 
TrailRunning
UltraTrail
Peñalara
Añade un comentario a la crónica