X EHUNMILAK (168km 11000 D+)

X EHUNMILAK (168km 11000 D+)
Tricas
Carreras de montaña
19/07/2019

Antes de nada y pese a desvelar el final: ¡EHUNMILAK YA ERES MÍA! Después de 2 intentos fallidos, en 2017 por problemas físicos y 2018 debido a la suspensión de la carrera, este año ya se había vuelto una obsesión. Era ella o yo. Ahora ya puedo decir orgulloso que soy finisher de "X Ehunmilak".

La aventura empezaba como todos los años, madrugón para llegar a Beasain con tiempo y poder hacer todos los tramites: recogida de dorsal, control de material, preparación de la bolsa de vida, pasta party y algo de descanso antes de afrontar la salida. Se realiza a las 18:00. Todo acompañado de un calor intenso, novedad para mi.

Minutos antes de comenzar, el director de la carrera nos informaba de las previsiones meteorológicas. Nada que ver al año anterior en el que nos daba indicaciones de como actuar ante una tormenta eléctrica. Esta edición todo lo contrario, como dice Kortatu: "Sol y buen tiempo".

Después de 2 experiencias, este año intentaré ser más concreto en explicar el recorrido. En muchas carreras, los primeros kilómetros suelen ser sencillos, para ir entrando en calor. En Beasain nos encontramos otro panorama. Solo salir del pueblo es en continua subida por asfalto hasta desembocar en el bosque. Todos los años me parece curiosa la salida, corriendo durante todo el tramo asfaltado sin tener en cuenta que quedan 168 km por delante. ¡Nos puede el ansia! El ascenso continua durante 4 kilómetros hasta Usurbe (700m). El calor y la humedad hace que explotes a sudar, es mejor tomárselo con calma.

Mi intención es acabar en 30 horas y de momento, la llegada al primer avituallamiento (Mandubia 10km) se produce en el tiempo previsto. Aquí me encuentro con mi compañero Alfredo que a la postre, será colega de fatigas durante toda la carrera. Mi idea es hacer estas 4 horas de sol con un poco de brío y luego en la noche recuperar fuerzas. El segundo tramo de la carrera también nos guarda subidas exigentes como Izazpi (973m) o Irimo (901m), todas ellas llenas de público en su cumbre.


Empezando la aventura...Fotos de Festak
Consigo llegar a Gorla (29km) aún de día. Reponemos energía y nos preparamos para la noche. Cambiamos gafas por frontal. Según nos vamos adentrando en el bosque, espero que la niebla y el chirimiri aparezca en cualquier momento. Sorprendentemente, no aparece y disfrutamos de una noche increíble. Sin quererlo, en las bajadas me distancio de Alfredo, el va más precavido. Son muchas horas y cada uno tiene que llevar su ritmo, sería una irresponsabilidad intentar amoldarte a una cadencia superior a la tuya.

Uno de los momentos que con más cariño recuerdo de otras ediciones es el avituallamiento improvisado de una familia antes de llegar a Madarixa (43km). Me sorprendo al ver el tamaño de este año, cada vez es más grande. Me obsequian con refresco y flan casero. ¡Me quito el sombrero ante el público de Ehunmilak, simplemente espectacular! Así todo es mucho más fácil. Continuamos y la noche sigue siendo estupenda. Siento que es una carrera nueva, desconocida para mi. Los 2 años anteriores me acompañó una lluvia intensa que no te permitía ver más allá de 2 metros. Hoy estaba disfrutando de todo lo que no había podido hacer con anterioridad: paisajes, animales, sensaciones....hasta la calzada romana que nos lleva a Azpeitia (53km) me pareció bonita.

Después de este avituallamiento nos encontramos con un tramo que se me atragantó bastante. La subida a Zelatun, con su buen desnivel (1020 D+) y la soledad que reinaba a mi alrededor, se me hizo eterna. En un momento mientras deambulaba por una pista, el sueño me atacó con fuerza. Me estaba quedando dormido mientras andaba. La única solución que vi fue correr pese al sofocón que me podía ocasionar. Así lo hice, apreté el ritmo para intentar dejar la somnolencia atrás hasta llegar al punto de control. Sin duda, este tramo ha sido de los peores en toda la carrera. Ahora queda una parte accesible de bajada hasta Tolosa (77km). No te fíes al principio, antes tendrás que solventar un repecho de 300 metros.


Llego a la bolsa de vida en Tolosa bastante tocado mentalmente. Necesito reiniciar y volver a recuperar sensaciones. Se que con una ducha, cambiarme de ropa y comer, todo cambiará. Será como empezar de nuevo. Dicho y hecho. Nada más salir me siento renovado. Sin embargo, encuentro un inconveniente. Mi cuerpo se ha relajado tanto que me entra un sueño terrible. Ya me paso hace 2 años, en los que incluso tuve alucinaciones bastante curiosas. Para combatir el sueño, la misma estrategia que antes: "correr como si no hubiera un mañana". Alfredo no se duchó y salió antes de Tolosa pero a estas alturas le vuelvo a pillar. Me siento tan fuerte que en una bajada me paso de revoluciones y acabo en el suelo. Se me clava el frontal en las costillas. Por un momento me viene a la cabeza el mal recuerdo de "Haria Extreme Lanzarote" pero al levantarme y no sentir nada, sigo sin problemas.


Antes de empezar con Manuel y Patxi
Hasta Amezketa (96km) tienes 19 kilómetros sencillos. Llegados al avituallamiento, reponer bien, ahora toca afrontar la subida al Txindokiko, un tramo de 12 km y 1750 D+. Empezamos "china chana". El recorrido está repleto de aficionados que te animan según les adelantas. Como siempre, con los aplausos me vengo arriba. Empiezo a correr en las cuestas. Alfredo me ve alejarme pensando - ¡Este chico es tonto! -. Analizándolo al final de la carrera, estas venadas que me dan son un gran lastre. Tendría que aprender a ser constante. Curiosamente, viendo el Tour de Francia estos días, los sprints intermedios que hay lejos de meta yo creía que no suponían nada físicamente. Te recuperas sin más pero Purito Rodriguez recalcaba todo el rato que pasaban factura....y que razón tenía.

En mitad de la subida te encontrarás una fuente ¡Bendita sorpresa! Decido esperar a mi compañero y seguir ascendiendo juntos. El Txindokiko no se corona, te quedas a 150 metros de la cumbre. En vez de eso, empiezas un sube y baja por los alrededores hasta llegar al avituallamiento de Uarrain (108km). En este transito empecé a notar dolor en la zona del talón de aquiles, se vislumbraba una bonita rozadura. Nada más llegar fui directo a los voluntarios en busca de ayuda. Al quitarme la zapatilla....¡ZAS! Piel en carne viva. Me vendaron todo el pie, me dieron unos compeed y a seguir.

La bajada a Lizarrusti (116km) si tienes piernas, se hace rápido. Al llegar, Alfredo con problemas en el empeine también pasa por la Cruz Roja. El que no tenga algún dolor a estas alturas, no es humano. Ahora nos quedaba un tramo de 14 km hasta la bolsa de vida que todos tildaban del "peor de la carrera". Con ese miedo lo afrontamos. En la primera subida, con un desnivel de 400m, empiezo a notar el mismo dolor pero en el otro pie. Observo y....¡ZAS! Piel en carne viva. Me pongo un compeed y a sufrir. Van pasando los minutos y no encuentro dificultad en este tramo, es más, me pareció un bálsamo de aceite. Será porque este año no había barro.

Un poco antes de acabar el tramo, mientras íbamos andando ligero, vi a lo lejos un cercado en el que había una valla de madera que había que saltar. Pensé - que pereza subir escalones a estas alturas de la carrera- . Me pongo a trepar con la ligereza de un koala y mientras me hallaba en ello, mi compañero Alfredo me adelanta pasando por la puerta de al lado, la cual estaba abierta, diciéndome (Otra vez) - ¡Estas tonto o que! -. Poco a poco vamos perdiendo la cordura....


Saliendo de Zumarraga
Después de 22 horas llegamos a Etzegarate (139km), segunda bolsa de vida. Voy directo a la ducha. Mis pies son un poema. En un arrebato de locura, tiro las zapatillas a la basura, achacándoles toda la culpa de mis males. Pasé por la Cruz Roja para que me curaran los pies. Alfredo decidió ir tirando en previsión de que yo le pillará, como habíamos hecho durante toda la carrera.

Después de la ducha, la historia se repite. En un tramo bastante cómodo que nos llevará a las faldas del Aizkorri (1523m), el sueño me vuelve a atacar. Esta vez de forma más severa. Decido sentarme durante 5 minutos y cerrar los ojos. La idea parece que funciona y me levanto con energías renovadas. Con la barrita de vida llena. Paso por el túnel de San Adrian y emprendo la última subida seria pletórico. Terreno pedregoso pero accesible. Otra cosa es la bajada. Corono y empiezo a avanzar lateralmente. Se torna complicado por las rocas pero lo peor está por llegar. La bajada se me hace interminable. Ves la parte final pero ésta nunca llega. Es una autentica penitencia.

Cuando finalizas, llegas a una zona donde los voluntarios te ofrecen agua. Salgo a unas praderas que me conocía ya por mi participación en la "Hiru Haundiak". Corriendo entre caballos y potros, parece la escena de una película. Todo es idílico hasta que giramos bruscamente y el recorrido se dirige directo a otro pedregal. En estos momentos mi cabeza eclosiona. Se me cruzan los cables y todo se vuelve negativo. Hasta el final, ya no conseguí recuperar la positividad. Mi fuerza mental había durado 27 horas.

Una autentica pena porque el tramo restante es perfecto para correr si te quedaban buenas piernas y yo las tenía. Siempre lo digo, en las carreras de ultra distancia es más importante la fuerza mental que la física. Desde Oazurtza (148km) hasta meta los hice prácticamente andando. Especial mención al tramo desde Mutiloa (158km). Te reciben con una sonora ovación pero soy casi incapaz de agradecérselo. La noche ya se nos había echado encima y por delante 10 kilómetros que parecen un laberinto. Tienes la sensación de estar deambulando por el mismo lugar. Sendas imposibles que giran sin sentido. Mi mente se está derritiendo drasticamente. 

Por fin se vislumbra Beasain. Una vez entrado en la ciudad aún te queda una larga recta de 2 kilómetros. Lo que sería un pasillo de alegría y éxtasis, para mi es un suplicio. Los hago andando hasta el pequeño repecho de meta. Me instan a hacerlo corriendo y accedo a ello. Al final han sido 31 horas. Nada más finalizar me siento en el suelo. Los voluntarios, muy agradables, se interesan por mi pero yo solo quiero estar solo. Todo me parece mal.

El autobús nos lleva el polideportivo donde nos vamos a duchar y reponer fuerzas. Ahí me encuentro con Alfredo. Ha conseguido bajar de las 30 horas. Me alegro enormemente, su éxito lo hago mio. Hemos compartido casi toda la carrera y me siento participe de su logro aunque yo no lo haya conseguido. Pasan los minutos y analizándolo de forma más calmada, me voy dando cuenta de la hazaña realizada.

Pocas personas pueden ser capaces de completar una aventura así. Es para estar orgulloso. Durante tantas horas, la mente te puede jugar una mala pasada. A mi me tocó casi acabando. Si hubiera sido capaz de correr de forma más constante en vez de por impulsos, igual no me hubiera pasado. Pero no es hora de ver fallos sino de disfrutar de los aciertos y venir a EHUNMILAK siempre lo es. Una carrera simplemente INSUPERABLE. Está un punto por encima de todo lo visto hasta ahora. Nada más cruzar la meta me dije a mi mismo - ¡No vuelvo más! -. Ahora te digo - ¡Hasta el año que viene! -.


¡VA POR TI PRIMO!

Tiempo: 31:14:27
Clasifiación: 53
Participantes que acabaron: 260

Etiquetas
Somos un grupo deportivo, aficionados a diversas disciplinas como el running, trail running, ciclismo de carretera, btt, triatlón, montaña... Puedes contactar con nosotros, participar en nuestras quedadas, entrenamientos y seguirnos además en las redes sociales.
 

Envío y solicitud de información:
info@andandaeh.com

Solicitud de fotos a alta calidad:
fotos@andandaeh.com