Ultra Trail Penyagolosa CSP, imborrable experiecia

Autor: 
GORKA
Fecha Cronica: 
15/05/2015
Disciplina: 
Carreras de Montaña
Sábado 4:00 am suena el reloj, empieza un día que vaticino va a ser largo y seguramente acabe y no me haya echado a dormir aun. Desayuno un par de donuts y un buen tazón de cafe con leche. 20 minutos después me enfundo el traje de faena y termino de organizar la mochila para que quepa todo de la mejor manera posible Una vez todo controlado, a las 5:00 am salimos de Oropesa rumbo a la universidad de Castellón, me lleva mi padre Santos que hizo un papelón genial tanto a la ida como a la vuelta en meta, no tendré nunca palabras para agradecértelo. En la entrada hay atasco pero controlado y como el aparcamiento es muy amplio, en cuestión de poco estamos aparcados. Vamos desfilando hacia la pista de atletismo participantes de la CSP, la MIM y acompañantes, aun quedan 15 minutos.

Con el patriarca

Paso el control de material y me pongo al otro lado de la valla, nos separamos Santos, en cuestión de un día volvemos a vernos man. Veo aparecer a los corredores del Ebro y nos hacemos las fotos de rigor, faltan Ricardo e Ismael de los Correcaminos, pero con la cantidad de gente es difícil encontrarlos.

Corredores del Ebro y Andandaeh

Hay un ambiente tremendo entre las dos carreras, unos 2100 participantes. Estamos colocados casi en el final, dan la salida a las 6:00 am. Nos esperan 118 kms (realmente salieron 120) con 540 metros positivos y 4200 metros negativos. Salimos de la pista de atletismo dando una vuelta completa, a la salida hay que parar por el embotellamiento pero en seguida estamos en marcha otra vez. Los primeros 6 kilómetros son de asfalto, vamos los seis juntos hasta el km5 donde poco a poco Javi y yo nos adelantamos. Al poco nos quitamos los frontales, ya es practicamente de día. Llegamos a otro embotellamiento donde permanecemos más tiempo parados, es un paso estrecho y a pesar de que había habido una bifurcación antes, no absorbe el paso de mil personas en poco rato. Proseguimos tranquilos y en un par de horas llegamos al km13, donde esta el primer avituallamiento de La Pedra. Un poco de solido (nueces, membrillo) sales y agua y rapidamente seguimos. Hasta el siguiente avituallamiento viene un tramo favorable, asi que practicamente lo hacemos todo corriendo.

km 13

Vamos hablando y proponiendonos pequeñas metas para que se hiciese más llevadero, por ejemplo, a partir del km 18, empezar a descontar, solo quedan 100 o ir dividiendola en pequeños tramos, cada avituallamiento es una meta, etc. Cualquier ayuda es poca y ahi esta el truco para poder aguantar un evento semejante.
Sobre el km 25 llega el segundo avituallamiento, La Bassa Orenetes, hay muchas gente animando y bien de música, rellenamos agua y lo mismo, comemos un poco, algun sandwich y nos refrescamos en la manguera que hay al final, son sobre las 10 y esta empezando a hacer bastante calor, y lo que queda, buffffff.

km 25

La siguiente parada será en el km 34, empiezo a notar algo raro en las zapatillas, llevo despegadas las dos taloneras, S.O.S. De momento no me molesta al correr, pero se que es posible que no me aguanten toda la carrera, quedan unos 84 kms, y NO he dejado otro par en el km 70, para aprender perder, no me pasará más. Decido no pensar en ello porque cualquier pensamiento negativo te puede echar al traste todo. Tras mucho calor llegamos a Les Useres, tercer avituallamiento. Aqui tenemos bocadillos mini de atún y cocacola que entra genial, tomo varios vasos, como también nueces y membrillo y antes de partir cojo un plátano y otro mini.
 

km 34
A partir de aqui cada 10 kms tendremos un avituallamiento. A pesar del calor y mis zapatillas pasan los kms comodamente, la compañía de Javier es genial y un acierto haber seguido juntos, nos da tiempo para hablar de muchisimos temas, y llevamos un ritmo majo tanto andando en las subidas como corriendo en llanos y bajadas. En el km 44 llegamos al control de Sant Miguel Torrocelles.
 

 
km 44
 
 
Aqui nos despojamos por unos minutos de las mochilas y nos lo tomamos con calma, hay unas cocas que están tremendas, nos metemos a la sombra durante unos minutos antes de partir. Pronto nos desviamos ambas carreras, la MIM por un lado y la CSP por otro. EL siguiente tramo es bastante cómodo también hasta el km 50 donde esta el avituallamiento de Azteneta, el cual es sólo líquido. Al llegar a el, Javi se percata desde atrás que llevo practicamente despegadas las taloneras, la verdad que si que las notaba desde hacía mucho ya , pero no quería quitarmelas por el riesgo de que se me agujerease la zapatilla, pero tampoco podía ir mucho más tiempo así, con lo que me juego la carta y entre los dos las conseguimos arrancar sin causar más daño, afortunadamente no noto nada raro en la pisada y me olvido del tema (más tarde me acordaré). En un momento me ntra algo de hambre y me como un sandwich de nutella de los que llevo en la mochila. Seguimos corriendo hasta la primera gran dificultad técnica de la carrera, sobre el km 58 nos encontramos una pared casi vertical llamada "El Muro", inevitable acordarnos de nuestros colegas de Cadrete jejej, nos hace ir muy lentos pero la subimos sin parar,justo arriba llegamos al ecuador de la carrera, momento que merece ser inmortalizado.
 

km 59
 
A continuación tenemos otra subida pero no tan dura como el muro. Sobre el km 61 está el avituallamiento de Benafigos, el recibimiento es espectacular en esas condiciones de carrera, una mujer nos ofrece fruta fresquita y justo después pasamos por un arco que pulverizaba agua, un éxtasis vamos, pero el plato de paella y las dos cervezas fresquitas servidas de tiracañas no lo eran menos, evidentemente bromeamos con la posibilidad de establecernos alli hasta el final, puesto que en cuestión de unas diez horas que llevabamos de carrera, este momento fue como un empezar de nuevo.
 
km 61 totalmente repuestos.
 
Salimos del avituallamiento y tenemos una buena bajada en zig zag y luego otra subida, he de decir que aqui tuve otro momento clave de la carrera, a pesar de haber rellenado bien de líquidos, el calor estaba siendo sofocante, en el "briefing" de ayer recuerdo que nombraron este tramo como bastante peliagudo por el calor y que no corría apenas aire, y doy fe de ello. La subida es tendida en zig zag, mucha gente va parando cobijados en los pequeños árboles que hay por el camino refugiandose en sus sombras. Empiezo a encontrarme bastante mal por la situación, casi no tengo agua y queda mucho hasta el avituallamiento de Culla en el km 72 , Javi me dice que tiene aun, de momento no le cojo, prefiero acabar la mía, pero veo que no me sacia, empiezo a pasar fatalidades, si me pasa algo en ese punto estoy perdido porque el acceso es mas que complicado, además pasaría bastante rato y no se que consecuencias tendría, me siento en una encerrona, no puedo poner claridad a mi cabeza, Javi esta unos metros adelantado y de repente al girar me dice, hay aguaaa, Como en un oasis en el desierto está puesto este avituallamiento, le digo a los voluntarios, se me había pasado por alto su existencia en el perfil. Me siento y tomo cuatro vasos de agua de trago y otro vaso con sales. Me he visto muy mal, de hecho le comento a Javi que es la vez que más he sufrido en carrera, necesito estar sentado unos 5 minutos antes de continuar. Bueno ahora veo la vida de otro color, salimos del avituallamiento dandoles repetidamente las gracias por estar ahí cuando nos cruzamos con un voluntario con cuatro garrafas de agua trayendolas a mano durante casi un km. Que trabajazo que haceis de verdad, eternamente agradecidos. Seguimos la marcha hasta Culla, km 72 donde nos tomamos un buen plato de macarrones y una buena dosis de cocacola.
 
km 72
 
Aquí teníamos la posibilidad de una mochila extra, pero ninguno la dejamos. Como bien he dicho para aprender perder, el habernos cambiado de ropa o de zapatillas hubiese sido genial, pero bueno no me pasará más. Salimos del control estamos muy animados, nos queda poco más de una maratón y Javi cree que las 20 horas de tiempo no se nos van a escapar. Era algo que habíamos hablado al principio y que se veía factible, pero había que contar que la mayor parte de desnivel positivo estaba en los últimos 50 kms. Bueno lo tomamos como objetivo para motivarnos en los momentos duros que están por llegar, poco a pòco el sol se va escondiendo y la fatiga se va notando en las piernas y en los pies, sobre todo me estoy empezando a notar rozaduras en los tendones de aquiles, a la vez que siento dolor en cada pisada. Cada vez me duelen más. En el km 83 llegamos al avituallamiento de Sant Bertomeu y Javi me da un ibuprofeno, nunca había tomado en carrera y es otra cosa a descubrir, al rato dejo de tener dolores y veo que hasta puedo correr bastante bien, tomo nota para posteriores ocasiones. Nos ponemos de nuevo los frontales y seguimos la marcha. Es de noche cerrada y hay un momento que dejamos de ver balizas, oh oh nos hemos perdido, nos juntamos varios corredores y uno se dispone a ir campo a través pasando unas bancadas y dando con la senda correcta, menos mal que nos hemos dado cuenta y practicamente no hacemos más que unos metros de más. 
En el km 91 esta el control de Vistabella, ya pesan mucho los kms y comemos otro plato de pasta y rellenamos bien de agua y sales, en el pueblo nos dan muchos ánimos, practicamente esta hecho ya, pero la última parte se hace muy larga, lo bueno es que de cabeza vamos muy bien.
 
km 91
 
Hasta Xiodos que es el km 101 tenemos una subida y una bajada, empiezo a notar dolores más fuertes que antes, llevo los Aquiles en perdición y no puedo hacer grandes alardes bajando, sufro bastante cada pisada. Al llegar al control llevamos 18 horas, pensamos que los 19 kms restantes nos pueden costar una par de horas o así, pero un voluntario que había corrido por la mañana la MIM nos dice que como poco yendo ligeros nos quedaban unas cuatro horas, jejej claro aun os quedan 1000 metros de desnivel positivo. WHAT A JORROR, nos miramos Javi y yo como si nos hubiesen dado una patada ahí... bufff cuatro horas como poco más de calvario. Se nos fue las ganas de todo, pero no quedaba otra opción que seguir para adelante a la marcha. Así que decidimos ir andando todo lo que queda, la verdad que yo no podía correr mucho más. Las horas pasan lentas. Pero bueno poco a poco van cayendo los kms. A las 20 hras y km 109 mi garmin muere, uno que se va a dormir ya. Me tomo un huevo duro y agua, tengo un poco de hambre y desazon. Al ser de noche apenas lo apreciamos, pero estamos bordeando el macizo de Penyagolosa por una de las caras, es una pena no haber pasado de día por aquí. claro hay dos opciones, o eres pro y corres mucho, o el horario de la carrera se tiene que adelantar y empezar el viernes por la noche. Sea como sea empiezo a tener sueño, Javi va siempre un poco por delante y me va esperando, nos abrigamos porque refresca un poco, le digo que si cierro los ojos me quedo dormido in situ. Seguimos andando hasta el avituallamiento del km 108, venga "solo" 10 kms y una 400 metros positivos. Realmente los últimos son de bajada técnica, cada piedra que piso me duele a rabiar, esta última parte lo paso fatal, porque veo que no llega nunca la meta. De repente empezamos a oir megafonia, diossss no tiene que quedar nada ya, empieza a amanecer, terminamos el tramo técnico y nos metemos en una pista balizada, vemos una carpa y poco más adelante el arco de meta, veo a lo lejos a mi padre Santos, gracias gracias y gracias, no nos apetece ni correr el tramo de lona. Finalmente somos FINISHERS en 24 horas 16 minutos en el puesto 181.
 
SOMOS FINISHERS
 
Que pena que el autobus a Castellón parte a las 6:30 y Javi tiene que cogerlo rapidamente y no podemos compartir la meta tranquilamente. Pero ha sido un verdadero placer compartir un día entero contigo man, y por mil veces más. Ha sido dura pero cuando pasas el final, el dolor se olvida. Merece la pena, por supuesto que si.
Enhorabuena a la organización y voluntarios, a la gente de los pueblos por donde pasamos que nos animaron muchisimo, a mis compañeros mañícos todos FINISHERS, con mención especial al carreros y puesto 19 de Ricardo Escuer, muchisimas gracias Santos por haberte organizado y estar tambien en la meta para recoger lo que quedaba de mi y devolverme a casa.
Ahora toca parar unos días de correr para recuperar bien y darle también a la bici y a la piscina.
Un abrazo a todos 
Gorka

Composed with HTML Editor

Tags: 
Peñagolosa
Ultra Trail
Trail
Añade un comentario a la crónica